Paralelos del Ecuador

Esperábamos encontrar miedo entre los periodistas de Ecuador y no fue así. Los más recientes conflictos del ciudadano-presidente Rafael Correa contra el periódico El Universo, diario tradicional de la hermosa ciudad de Guayaquil, no ha causado una mella entre los comunicadores del medio ni sus lectores.

Esta semana pudimos compartir con la redacción digital del diario ecuatoriano y casualmente nos tocaron los días más álgidos después de que la justicia del país bolivariano se pronunciara a favor del Presidente de la República. Recordemos que desde el año 2011 se abrió un procedimiento contra los directores del diario y la planta debido a un artículo de opinión firmado por Emilio Palacio con el título “No a las mentiras”, que se refería al episodio del presidente de Ecuador con el cuerpo de policías que lo mantuvo cautivo durante un día.

El método en Ecuador se ha repetido: al gobierno le resulta incómoda la prensa y ésta termina siendo culpada o responsable de lo que la justicia no termina de aclarar. Dos periodistas fueron multados con un millón de dólares cada uno por escribir un libro llamado “El gran hermano”, en el que denunciaban los negociados del hermano mayor del presidente Correa con el Gobierno. Los hechos de enriquecimiento súbito no fueron investigados por corte alguna, pero sí se abrió un juicio contra los periodistas por “difamar” la imagen del Presidente.

Algo similar ocurrió contra El Universo cuando el articulista Palacio pidió investigación y esclarecimiento de los hechos de 2010, que se mantienen en la impunidad. Sin embargo Rafael Correa decidió demandar al diario como ciudadano afectado en su imagen y presionó como Presidente para que el juzgado sancionara con 40 millones de dólares y 3 años de cárcel a los directivos del medio. La noticia ha corrido como la pólvora entre otros diarios del mundo, que no han dudado en denunciar el episodio como un acto más de intolerancia política de parte de un gobierno latinoamericano.

Repitiendo recetas, Correa ha criticado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, atacó a la relatora de Libertad de Expresión de la OEA, Catalina Botero, y ha pedido la creación de un ente más ajustado a sus intereses. Venezuela está en un caso similar, sólo que ya la CIDH ha emitido repetidamente medidas cautelares para la protección de periodistas y medios en el país que siguen sin ser honradas.

Gestión de crisis en red

Las acciones en contra del diario tampoco son blanco o negro, como intenta que sea todo la polarización. El artículo de opinión que origina la respuesta de Rafael Correa no sólo demuestra la piel sensible del poderoso frente a los medios, también es una acusación directa de haber cometidos delitos de lesa humanidad. Por eso el espectro de reacciones en contra o a favor del medio deben ser vistas desde la complejidad.

Para el community manager de El Universo y el responsable de sus contenidos digitales, el trato con el público es un reto diario. En estos momentos, mantener y subir sus 128 mil seguidores en Twitter y 103 mil fanáticos en Facebook es un capital que ayuda mucho al posicionamiento de la marca más allá de la tradicional relación con el impreso.

Cuando la estructura completa de una institución está atravesando por una crisis, son los periodistas los que dan la cara ante la comunidad digital mientras la empresa toma decisiones. En el caso de El Universo se han movido de forma inteligente respecto al conflicto judicial: se siguen y leen todas las críticas, pero no se les da respuesta desde ninguna cuenta del diario. Hablan los contenidos de sus noticias, que además conservan un ánimo de resolución pronta del conflicto y el apoyo a sus directores afectados.

Se decidió realizar un blog para narrar la cotidianidad del conflicto, de esa manera se hace seguimiento del caso en un solo sitio, se guarda registro, se sientan posiciones y además no se copan otros espacios del diario para sobresaturar con información de un mismo tema.

La dirección es evidente: www.rafaelcorreacontraeluniverso.eluniverso.com, y para gestión de crisis es una de las mejores medidas para afrontar estos conflictos de largo aliento. Asimismo se han dado a la tarea de recopilar las muestras de solidaridad internacional y traducirlas cuando están en otros idiomas. Eso no sólo aumenta el espíritu de cuerpo de una redacción presionada, sino que además le muestra al contrincante que no se está sólo. A mayor sea la factura negativa de opinión pública internacional que acumulen los poderosos, más difícil les será actuar con abuso. Correa tuvo la cortesía, mientras rechazaba las recomendaciones de la CIDH, de decir ante el país que no deseaba que un conflicto personal siguiera afectando su proyecto político. Eso abre luces para solucionar la crisis con El Universo sin quebrar al diario.

Trolls

También en Ecuador se han visto casos de ataques en redes sociales aún más suaves que en Venezuela. Allá no tienen legitimada y juramentada una “guerrilla comunicacional” que sistemáticamente ataque a personas en redes sociales, aunque la solidaridad venezolana podría saltar esa frontera prontamente. Tampoco han tenido casos de paramilitarismo digital y no hay hackers al servicio de los intereses del gobierno actuando contra personalidades.

Lo que sí hay son hordas de trolls cuya misión es insultar en redes sociales a quienes hablen del político ecuatoriano. La revolución ciudadana de Correa es popular, sin embargo Fernando Balda descubrió recientemente una lista de cuentas en Twitter articuladas y diseñadas para agredir a quienes critican al mandatario ecuatoriano. Balda consiguió la lista de cuentas y sus claves, con lo que pudo desactivar buena parte de esta “guerrilla digital” ecuatoriana e incluso denunció nexos con oficinas públicas, lo que aumenta las vinculaciones del Estado con estos grupos. La guerra de los troles, como fue denominada, no ha parado a pesar del cierre de varias decenas de cuentas.

Lo que ocurra con el diario El Universo y la sociedad ecuatoriana nos concierne porque en muchas ocasiones parecen repetir el guion de la polarización venezolana y las acciones hegemónicas de un gobierno que no acepta críticas. Sin embargo tampoco les hace falta calcar los errores criollos. El equipo de Correa ha sabido moverse con mucha más táctica para aprender rápido, superar escollos y ser más efectivos en la 2.0 que el propio gobierno venezolano. El Ecuador tiene sus paralelos. Gracias a la red y la solidaridad, podemos aprender mutuamente.

About Luis Carlos Díaz

Jugando al periodismo en la Venezuela electoral. Glocal | Tejedor de redes | Facilitador en temas de nuevas tecnologías, periodismo digital, ciberactivismo e infociudadanía | 1/2 del Hangout político | BOBs 2013

26. febrero 2012 by Luis Carlos Díaz
Categories: Hoguera digital, Política | Tags: , , , , , , | Leave a comment

Leave a Reply